Línea Capital

Martes 2
de septiembre de 2014
17º C / 89%

La inundación del Paraná causa estragos en la ganadería

La región

Publicado 25 de febrero de 2007

Corrientes (Corrientes Noticias). El avance de las aguas del Paraná obligó a retirar el ganado de las islas, pero no se consiguen campos para alquilar y el precio del forraje se disparó.

La crecida del río Paraná, cuyo nivel se aproxima a los 5 metros frente a la costa de nuestra capital, cubrió miles de hectáreas de islas entre Reconquista y esta capital.

Por el avance hídrico, más de cien mil animales -bovinos y equinos- que se crían en esas tierras fiscales de los departamentos General Obligado, San Javier y Garay, son trasladados desde hace una semana hacia la costa.

Pero la falta de potreros para alquilar, consecuencia directa del avance de la soja que extendió la frontera agrícola en los departamentos del nordeste, y el alto precio que genera la especulación comercial sobre el forraje comenzaron a generar la liquidación de los rodeos, con la consiguiente pérdida económica para los productores.

Dirigentes ruralistas de la región denunciaron que la presión de los comerciantes de forraje genera reacciones entre los productores, que solicitaron la intervención de las sociedades rurales de la zona para evitar un mayor perjuicio económico.

Informes provenientes de la zona damnificada indican que hasta el momento la situación se encuentra controlada, si bien -como informó ayer este diario- la mayoría de los animales de la zona de isla fue retirado de las islas, y los pocos que quedan serán trasladados mediante el uso de barcazas. Debe recordarse que en la zona de islas del departamento General Obligado hay 110 mil cabezas de vacunos registradas.

En declaraciones radiales, el presidente de la Sociedad Rural de Reconquista, Jorge Mario Cappózollo, alertó que los gastos operativos (para el traslado de la hacienda) son enormes y, encima, el precio de la hacienda cayó un 30 %.

Complicaciones

Según datos aportados por los productores, ya fueron evacuados cerca de un millón de vacunos en las provincias de Corrientes y Santa Fe, aunque se considera que hay sectores de la provincia de Entre Ríos que comenzará a tener complicaciones en las próximas semanas.

Ricardo Mathó Meabe, titular de la Federación de Sociedades Rurales de Corrientes, explicó que primero fue retirada la hacienda gorda, que fue a parar rápido al matadero. Pero también los frigoríficos se aprovecharon y masacraron a los que debían vender. Los precios del novillo bajaron de 5 a 4,40 pesos por kilo en gancho. Ahora se está sacando la hacienda liviana, pero, como no hay lugar, muchas vacas pastan al costado de las rutas.

Según los expertos, genera intranquilidad el fuerte repunte de la última semana y la persistencia del pico alto en Iguazú (entre 23 y 25 metros desde hace 20 días). Esta situación podría repetir anteriores inundaciones, como la de 1966. En aquel año, Puerto Iguazú alcanzó pico máximo de 30,90.

Preocupación

En tanto, la Confederación de Asociaciones Rurales de la Provincia de Santa Fe (Carsfe) manifestó públicamente su preocupación por la situación generada ante la crecida del río Paraná, que obliga a los ganaderos a retirar y reubicar el ganado que está en la zona de islas.

Por ese motivo, solicitó una audiencia en el ámbito de la Secretaría de Agricultura de La Nación, donde se solicitarán paliativos a esta complicada situación, con el objetivo de preservar el ya dañado stock de animales.

La entrevista, según se anticipó, iba a concretarse hoy. Acompañaba a la conducción de Carsfe el delegado de la Sociedad Rural de Reconquista Nelvar Raffín, de la zona donde más complicaciones se registran en los últimos días.