Línea Capital

Viernes 1
de agosto de 2014
17º C / 89%

Bloqueo total del puente Chaco-Corrientes

La región

Publicado 23 de mayo de 2008

Corrientes (Momarandu). Tras liberarse por más de doce horas el tránsito en el puente en búsqueda de un nuevo acercamiento con el Gobierno, los policías que concretan esa protesta decidieron este viernes cortar totalmente el tránsito vehicular al no haber recibido señal alguna desde el Ejecutivo. Iniciaron además una huelga de hambre con encadenamiento. "No hubo contacto de las autoridades" explicaron y agregaron "acá nos quedamos hasta las últimas consecuencias". Sólo es posible pasar el puente caminando y no están previstas habilitaciones parciales del tráfico.

La protesta policial sobre el Puente General Belgrano que cumplía su décima jornada ayer jueves fue suspendida desde las 18 hasta este viernes a las 8 hs.

Se buscaba un acercamiento del Ejecutivo para solucionar el reclamo salarial: "Esto el Gobierno debe tomarlo como un último gesto de nuestra parte" había dicho Walter Gómez, un vocero de la protesta a momarandu.com.

Pero el acercamiento del Gobierno no llegó y la protesta se retomó con un corte total del puente. Ayer el gobernador había manifestado que ya se habían dado los aumentos debidos.

Este viernes el bloqueo vehicular es total y los policías se encadenaron sobre el paso vial, permitiendo sólo el paso de peatones, ni siquiera de motos como las últimas veces.

"La modalidad de protesta se agudiza, y estaremos hasta obtener respuestas" expresó Gómez tras el reinicio de la manifestación que incluye más de una decena de policías encadenados con esposas entre sí, y quienes están en los extremos encadenados a las barandas del puente.

El bloqueo humano se ubica en la explanada del puente del lado correntino, justo donde comienzan las barandas.

Las personas que desean pasar caminando o bien lo hacen por una escalera por detrás de los uniformados, o de lo contrario deben hacerlo por medio de los encadenados.

Con carteles y pancartas, un centenar de agentes y familiares acompañan a los que están esposados, mientras en la plazoleta ubicada en las inmediaciones del puente se encuentran más policías, carpas y realizan una olla popular.

Los uniformados iniciaron además una huelga de hambre con ingesta de agua, aunque desde el sábado no tomarán tampoco líquido alguno. "Llegaremos hasta las últimas consecuencias" explicó Walter Gómez.

Recordó que la asamblea había decidido dar una oportunidad de acercamiento con la liberación del puente por más de doce horas, pero no hubo nuevos contactos del Gobierno.