Línea Capital

Lunes 22
de septiembre de 2014
17º C / 89%

El médico misionero Aníbal Lotocki fue denunciado en Chile por mala praxis

Sociedad

Publicado 2 de octubre de 2009

Romina Zalazar es una de las modelos que denunció a Lotocki. Fue amenazada.

Santiago de Chile y Posadas (El Territorio). El médico misionero Aníbal Lotocki fue denunciado públicamente por varias personalidades de la farándula de la capital chilena bajo la acusación de mala praxis. Una de ellas es quien comenzó con problemas de salud y esto generó que todas las operadas con el médico revisaran su situación y lo denunciaran ante el programa del canal 13 chileno, Mega, en el programa farandulero “Mira quién habla”.

Las denuncias públicas fueron por atender en lugares no habilitados, por usar malos procedimientos y por aplicar sustancias tóxicas y altamente dañinas en implantes de glúteos y senos.

Según los médicos, los resultados de la utilización de la sustancia metacril, prohibida por ley en Chile, pueden ser fatales o causar daños irreparables.

El médico Lotocki dialogó ayer con el programa de TV chileno, que publicó las denuncias. Además de negar los efectos contrarios de las sustancias que utiliza, dijo lo mismo que había declarado en una causa de muerte por supuesta mala praxis en Misiones: “las pacientes no respetaron los tratamientos post operatorios y por eso sufrieron complicaciones”.

La víctima en 2007 fue Romina Vega (21), domiciliada en el barrio Villa Dolores de Posadas, quien falleció luego de hacerse una liposucción.

Las denuncias

Según la investigación del periodista Francisco Saavedra, las estrellas chilenas que dijeron haberse operado con Lotocki son “Blanquita Nieves”, Gisela Molinero, Marcia Sáenz y Romina Zalazar. Lotocki era llamado en el país andino como el “Cirujano de las estrellas en Chile”.

Jorge Gómez, editor periodístico “Mira quien Habla”, de canal 13 “Mega” de Chile, narró a los medios misioneros que la denuncia impactó a la sociedad porque es un cirujano que atendió a gente del espectáculo, modelos y cantantes.

“Se dice que Lotocki habría ocupado la silicona industrial para aumentar el volumen del busto, algo que en Chile está penado. Sabemos que en Argentina está cuestionado pero al momento no se legisla sobre el tema”, aseguró Gómez.

Aseguró el periodista además que las modelos están consternadas porque “la única forma de sacar esta silicona es cercenando la piel, porque este derivado se incrusta en el glúteo y para sacarlo hay que extraer la piel, dejando una cicatriz horrorosa”.

Gómez agregó que el caso comenzó porque una mujer se enfermó, comenzó el tratamiento y descubrió que había algo raro en el organismo a consecuencia de la operación con Lotocki.

El periodista chileno dijo también que “habló enojado, aseguró que la sustancia que usó no es ilegal, que está autorizado en argentina y que no es el derivado de la sustancia ilegal. Sin embargo, una biopsia que se realizó en una de las chicas operadas determinó que no era silicona industrial, era silicona odontológica, para tapar muelas”.

Asimismo dijo que “Lotocki asumió que la piel de algunas pacientes está mal porque no se cuidan en el post operatorio”.

Las famosas asustadas

Una de las que dio su versión del caso a los medios chilenos fue Romina Zalazar, quien señaló que en Argentina estuvo más de una hora parada afuera de una casa antigua, donde consideró que era imposible que trabajara un médico cirujano. Dijo que quería que le limara un “cototito” que sentía con los dedos cuando se tocaba la nariz.

Zalazar contó que cuando ella movía mucho las manos porque se quejaba, el médico y su asistente la amarraron a la camilla.

Por su lado, Patricia Maldonado, manifestó sobre Lotocki que “algunos me han dicho que es muy bueno, otros que es un espanto y varios me han comentado que es un chanta”.

Además, “Blanquita Nieves” se operó los glúteos con él y aseguró que “estoy súper bien, estoy tranquila y bailando bien. Me recomendaron el médico y no he sentido molestias. De esto se dicen muchas cosas y prefiero no opinar”.

Amenazas a denunciantes

Por las denuncias, Romina Zalazar aseguró haber recibido amenazas para que no hable del asunto.

Dijo que en Buenos Aires. Lotocki tenía una especie de clínica clandestina, porque afuera no había ningún cartel que indicara que eso era un centro de estética. Me di cuenta, pero estaba en la pista y tenía que bailar.

Con respecto a las amenazas aseguró: “Me las tomo como de quien vienen. De gente de mala calaña de la cual no se puede esperar nada. Tomaré las acciones legales pertinentes”.

Por su parte, el periodista de “Viva la mañana”, Francisco Saavedra, dio a conocer que estaba siendo amenazado a través de mensajes de texto después de haberse dado a conocer un reportaje sobre el cirujano plástico Aníbal Lotocki.

Caso Romina Vega en Posadas

El 20 de febrero de 2007, el juez José Luis Rey y la médico forense Mónica Palacios, inspeccionaron la clínica de Aníbal Lotocki, Full Esthetic Center, por calle Córdoba casi Colón de Posadas.

La misma no estaba habilitada como clínica estética y tiempo después la habilitó como consultorio médico común.

La inspección fue luego de que el 7 de febrero de 2007, muriera Romina Esther Vega (21), luego de realizarse una liposucción en la clínica Full Esthetic Center.

La joven vivía con su familia en el barrio Villa Dolores de Posadas. El juez de la causa, en noviembre 2007, dictó la falta de mérito al médico de Lotocki.

Opinión de médicos de Misiones

El médico Aníbal Lotocki, denunciado en Chile por mala praxis en operaciones estéticas, según averiguó El Territorio, no tiene especialidad alguna registrada, en 2007 fue sancionado por el Colegio Médico de Misiones por trabajar en un consultorio no habilitado y la sustancia que dicen que utilizó en sus pacientes no se usa en esta provincia para implantes de gran tamaño, por su gran peligrosidad y su carácter de definitivo.

El Colegio Médico de Misiones

El Territorio dialogó con el médico ginecólogo Luis Daniel Flores, presidente del Colegio Médico de Misiones, quien manifestó que según sus registros, Lotocki no tiene especialidad alguna en su currículum.

Según explicó, esto quiere decir que “podés hacer medicina, pero no ostentar una especialidad que no tenés. No podés decir que sos cirujano plástico si no lo sos”.

También dijo que “el paciente también debe saber elegir, porque el Colegio Médico hace sanción, pero Lotocki no pone que es especialista. Pone que es médico, por eso tiene su local habilitado en Posadas como consultorio”.

Recordó Flores que en 2007 fue sancionado en el Colegio por trabajar en un lugar no habilitado. Es una sanción económica, por medio de una Ley vieja en pesos argentinos, pero explicó que el Colegio es una entidad de ética, por lo que la sanción va más allá de lo económico.

Asimismo señaló, con respecto al escándalo en Chile, que “el Colegio Médico no tiene injerencia en casos ocurridos fuera de la provincia y tampoco fuera del país”.

El peligro del metacril

Por su parte, el médico cirujano especializado en intervenciones estéticas, Sergio Fabián Mur, vocal de la Asociación de Cirujanos Plásticos de Misiones, describió que la sustancia que habría utilizado Lotocki, llamada metacril (PMMA polimetilmetracrilato), “es sintética, no es biológica y no es absorbible; por ello se la ocupa en pequeñas cantidades, 2 o 3 mililitros, pero en este caso se habla de que usó litros en la zona de glúteos y esta sustancia se infiltra en los tejidos y puede llegar hasta a los tobillos”.

Además señaló preocupado que este tipo de aplicaciones son definitivas “y si no te gusta como quedó, fuiste, porque no se puede retirar del organismo”.

“Desde la Asociación de Cirujanos Plásticos de Misiones estamos en contra del metacril y en contra de la gente que no está formada”, sentenció Mur.

Y alarmó que “los casos están apareciendo, porque el metacril se va poniendo duro y se hacen hinchazones en la zona, y la única forma de sacar es operando y sacando también los tejidos a los que está adherido”.