Línea Capital

Sábado 19
de abril de 2014
17º C / 89%

Ritmo, alegría y pasión en los carnavales correntinos

Sociedad

Publicado 6 de febrero de 2006

Todo el color y el brillo al ritmo de las tradicionales batucadas carnestolendas coronaron las tres primeras noches de los corsos en la Ciudad de Corrientes, sobre el corsódromo Nolo Alías. El público respondió con presencia y entusiasmo. La modelo Karina Jelinek fue la invitada de honor.

Escultura correntina.

A todo músculo y danza.

Con el carnaval en la sangre desde pequeñita.

Corrientes (Corrientes Noticias). Con ritmo en el alma, alegría en el corazón y pasión en el cuerpo, Corrientes le mostró al mundo por qué es la Capital del Carnaval. Las agrupaciones desfilaron el sábado con sus dotes artísticas a flor de piel, en una verdadera fiesta donde el público fue también protagonista. La mala cara del tiempo, no intimidó ni un ápice, las ganas de divertirse del pueblo correntino que masivamente se dio cita a lo largo y lo ancho de los 500 metros del corsódromo Nolo Alías.

La tercera noche del Rey Momo Correntino estuvo signada por el ritmo que se mantuvo en la cúspide toda la noche, dejando en evidencia las ganas de divertirse de todo un pueblo que encontró en ésta fiesta un sano divertimento.

Una verdadera fiesta de música, colores, coreografías y danzas coronadas por la belleza de las mujeres correntinas que moviendo sus cuerpos con ritmo y pasión mostraron al planeta porque Corrientes es la Capital Nacional del Carnaval.

Las 10 agrupaciones dejaron cuerpo y alma en el sambódromo, regalando felicidad al público ávido de alegría y diversión. Con sus dotes artísticas puestas al servicio del Rey Momo, le mostraron al mundo, el fruto de un trabajo de todo un año.

Los desfiles cada vez mejores

La primera en salir, fue la agrupación del barrio Juan de Vera, Imperial. Si bien, el corsódromo no estaba repleto en ese momento, como era el deseo de los organizadores, hubo más personas que en la segunda noche, teniendo en cuenta la hora.

Luego del paso de la comparsa barrial, le llegó el turno a la pionera Samba Show, que presentó a sus bellezas artísticas que interpretaron ‘El sueño del artista’. Lo hicieron con su coreografía y desfiles ilustrando, la complicada y compleja trama del artista que crea desde la nada algo bello y sueña con llevar su creación al mundo real.

Minutos más tarde y con la capacidad del vibrante Nolo Alías rebozando, arribó Kamandukahia. Esta agrupación que éste año participa como invitada, se destacó con sus bailarinas que danzaron con una excelente coordinación y sincronización de su coreografía.

Con visos blancos y negros, arrasaron el Nolo Alías, mostrando su sensualidad, contagiando al público que a estas alturas estaba en estado de ebullición ante tanta belleza.

Contó con un repertorio musical popular, a lo que se le agregó, la perfecta sincronía de los timbales, cencerros, redoblantes, panderetas y tambores de la batería, que el pueblo acompañó bailando a su paso.

Mientras la gente aprovechaba el entretiempo, para refrescarse con una rica cerveza o una gaseosa, apareció Sambanda que invitó a todos a un vuelo imaginario a Las Vegas, la ciudad mundial de la timba.

Con el sonido de las tragamonedas y las luces de neón por doquier, ésta agrupación presentó ‘Una noche en Las Vegas’, con la que regaló el glamour y la sensualidad de las vedettes al pueblo que la acompañó.

Con los atuendos color naranja, Sambanda hizo su paso triunfal, adornado con la imponente belleza de la morena correntina que representó a la gran vedette: Romina Montiel.

Otra de sus figuras que se destacó en su presentación fue el portaestandarte, Hugo López, sin olvidar a las parejas de baile que ofrecen un espectáculo aparte junto a los mas pequeños de la agrupación.

Mención especial merece el carro de sonido y su batería que se detuvieron frente al palco y ofrecieron al jurado su samba enredo acompañado por el compás de la cuica, instrumento carnestolendo por excelencia.

Los minutos corrían y el animador del evento anunció el aterrizaje del águila en el Nolo Alias, de la mano de Emperatriz, que llegó presentando el renacimiento adornado por los colores blancos y azules.

Algunas de las figuras destacadas de ésta agrupación fueron el portaestandarte que dibujó el corsódromo en honor a su trayectoria en Copacabana.

La belleza exuberante de Cintia Acosta, quien representó al águila real, las chicas del cuerpo de baile de la torre emperatriz representando el elemento aire.

La frentista del grupo elemental del agua, Gabriela Ramírez Gómez. Andrea Maceira quien con tan solo 12 años ya deslumbró a todos con su belleza, Sandra Lator, la bastonera de la escuela de samba.

Otra de las bellezas de Emperatriz es Cintia González, que pertenece al grupo naranja que representa al elemento tierra.

Cabe destacar la participación estelar de la escuela de samba, quienes le dieron duro al parche y al carro de sonido envueltos en ropaje turquesa hicieron bailar al público convenciéndolo de que con Emperatriz se ‘está feliz’ (como reza su samba enredo).

El Imperio Bahiano llegó al corsódromo con toda su parafernalia sonidística. Un momento notable fue cuando su escuela de samba aterrizó desde el cielo correntino al palco oficial y ofreció una batucada excelente, que el público siguió a todo ritmo.

El público participó activamente

El nuevo día comenzó en ésta zona de América Latina y los organizadores regalaron unos minutos para darle total cabida en ésta fiesta popular.

Los encargados del sonido que durante todas las noches fue de un alto nivel profesional, hicieron un mix de temas que fueron bien recibidos por todos los presentes, que bailaron, cantaron y jugaron con nieve en un delicioso entretiempo.

Familias enteras, desde niños pequeños hasta personas mayores, se dejaron llevar por el embrujo de Momo y sintieron el cosquilleo de la sangre hirviente excitada por el ritmo sin igual del hechizo carnestolendo.

No faltó un chamamé, el mítico y popular ‘Toro’ que arrancó el grito sagrado correntino, que lo hace único e irrepetible a nivel mundial. Ello mezclado con la difusión del clásico Ilarié de Xuxa en su versión original, en portugués.

Pero el momento de mayor ebullición y éxtasis popular se dio cuando se propalaron las diferentes marchas de las comparsas, principalmente las del Gallo y de Ará Berá.

Mientras ocurría esto, el animador anunció que toda Argentina y Latinoamérica estaba siguiendo los corsos correntinos por el canal estatal, que se acercó a transmitir la mayor fiesta correntina.

Sapukay, Arandú y Ará Berá con Karina Jelinek

Los ánimos estallaron de alegría cuando a las una en punto cantó el gallo, quien llegó con su Sapukay, tan fuerte que estremeció las estructuras del corsódromo con su batucada y sus sueños de libertad.

La comparsa dejó su honor bien sentado, ya que fue campeona en la edición 2005 y presentó los sueños de libertad del prócer más grande que haya dado Latinoamérica. Nada menos que Don José de San Martín, quien libertó Chile, Perú y Argentina.

Sapukay lo representó desde niño, con una articulación y ensamblado excelentemente coordinado entre sapuquines y su par de mayor edad.

El toque musical tuvo gran importancia, ya que se eligió un repertorio de todos los países que tuvieron por bien nacido a el correntino Don José. Claro que ello se apreció mucho mejor en el show de comparsas donde interpretaron versiones del pericón nacional, el carnavalito peruano, la rumba gitana y el flamenco español, entre otros.

Con sus mas de 300 integrantes, ampliamente distribuidos por todo el corsódromo, el gallo pisó fuerte el sambódromo y aseguró el futuro de Corrientes como Capital del Carnaval con sus sapuquines.

Los gallitos pasaron primero, muchos de ellos con trajes que simulaban ropaje indígena y con atuendos de granaderitos emulando a San Martín, que siendo niño, soñó con la libertad de la esclavitud ibérica.

Luego siguió Samba Total, que Samba Total, quien tiene en su haber varios campeonatos ganados. Con sus dos décadas de ritmo, alegría y fantasía se impuso en el corsódromo.

Con sus 180 integrantes, 90 percusionistas y 48 pasistas hicieron temblar el predio y elevaron al cielo las notas mas bellas de la percusión carnestolenda, con pasión y ritmo, con una pizca de música country y una temática del Far West.

Luego de la música folclórica del gran país del norte, llegó Arandu Beleza, que creó conciencia con ‘El día después’, su show de corte ecologista, que advirtió sobre el daño de la mano del hombre hacia la madre naturaleza y sus efectos. Mostró desde el ritmo, el color y la coreografía un mundo de luchas entre mutantes y humanos.

Con ello se cerró la tercera luna en el Nolo Alías, con 25000 personas entre público, organizadores y artistas. Para el próximo sábado con la presencia de Mauricio Macri, ícono de la política nacional y de los xeneizes principalmente.